Skip to content
TutoNoti

Rosita Fornés: vedette de Cuba y novia de México

Rosalía Lourdes Elisa Palet Bonavia, más conocida como Rosita Fornés, nació en New York  el 11 de febrero de 1923.

Su vida artística se desarrolló en la música, el baile, la actuación ( tanto dramática como de humor) lo cual hace que se considere una completa Vedette.

Por qué Vedette de Cuba

Aunque sus padres eran españoles residían en Cuba. Comenzó su vida artística siendo muy jovén. A la temprana edad de 15 años fue merecedora del premio en un concurso de canción.

Fue Reina de la Radio en la década del 40 del pasado siglo, Miss Televisión en la década del 50. Recibió el Trofeo al Mérito en los Estados Unidos Mexicanos, el Premio ACTUAR por la obra de la vida y es Artista de Mérito de la Radio y la Televisión cubana.

Rosita Fornés es Premio Nacional de Música, Premio Nacional de Teatro y Premio Nacional de Televisión, por la obra de la vida.

A partir de 1940, fue solicitada por los principales productores musicales y de la escena cubana. Encadenaría zarzuelas, comedias ligeras y dramas. Llevo a cabo una carrera imparable dentro de Cuba, donde estrenó operetas como Luisa Fernanda y protagonizó títulos como La verbena de la PalomaLa viuda alegreDoña Francisquita o Las Leandras. Actuó en grandes teatros habaneros, como el Campoamor o el Martí.

Después de su regreso de México en 1952 contrae matrimonio con el también actor Armando Bianchi. Comienzan un programa televisivo llamado Mi esposo favorito que los llevo a merecer el ser Miss y Mister Televisión.

Su vida transcurrió la mayor parte del tiempo en Cuba con una rica vida artística que la llevó a ser merecedora del título de la Vedette de Cuba.

El criterio de otros artistas cubanos

Tiene algo que la diferencia del resto de las artistas y cantantes cubanas: ella vive tanto la actuación que habla actuando, canta actuando. Por sobre todo me impresiona su nivel interpretativo: tanto en el lírico como en lo popular, su histrionismo ha sido predominante.

Miura Reyes

Ella es un ejemplo a seguir en todos los sentidos. Mujer valiente y artista consagrada. Junto a otras grandes como María de los Ángeles Santana y Consuelo Vidal, hizo época y traspasó las fronteras de ellas para convertirse, de alguna forma en sello de la nación. Felices los que hoy podemos decir que conocemos a Rosa Fornés, la Rosa de Cuba

Lizt Alfonso

Además de sus dotes como cantante, bailarina, actriz dramática y comediante, su desenvolvimiento escénico y su belleza increíble; Rosita hizo suyo cada tema que interpretó, porque le dio el toque personal y la magia de llevar a su público, la emoción y la carga dramática de lo que ella estaba interpretando.

Maylú Hernández

El paso de Rosita Fornés por México

En 1945 trabajó en un espectáculo de Ernesto Lecuona en el Gran casino Nacional. Luego hizo su primera salida al exterior: México y filmó su película prístina para la cinematografía azteca: “El deseo”

De regreso en la Habana, el empresario, director artístico y escritor argentino Roberto Ratti la contrata en noviembre de 1945 como primera vedette de la Compañía de Revistas Modernas, que debutaría en diciembre de ese año el Arbeu, de la ciudad de México con la pieza “Ritmos y canciones de América”. Iniciando un período de siete años de vida en México que culminarían en un éxito total con su actuación en esa revista.

En 1947 la Asociación de Periodistas de los Estados Unidos Mexicanos la proclamó “Primera Vedette de México” y dos años después la Prensa Asociada de los Estados Unidos Mexicanos le concedió el título de “Primera Vedette de América”.

Casada desde 1948 con el actor, director artístico y empresario mexicano Manuel Medel. Ambos formaron compañía tres años después para actuaciones en Mérida, e incorporaron a su colectivo a los notables cantantes líricos españoles Pepita Embil y Plácido Domingo (padre). Se separan en 1952 y Rosita vuelve a la Habana a continuar su vida artística.

El último adiós a Rosita Fornés

El 10 de junio de 2020 Cuba y el mundo le da el último adiós a Rosita Fornés. A los 97 años de edad muere en Miami, Estados Unidos; cerca de algunos familiares y amigos. Sin embargo su voluntad es ser trasladada a la Habana donde descansarán sus restos.